Parroquia San Sebastián Mártir

Iglesia de San Sebastian

Hacia 1492 se funda San Sebastián de los Reyes junto a una ermita dedicada a San Sebastián situada en el llamado Cerro del Égido, en término de la Villa de Madrid. Tradicionalmente se ha venido indicando que dicha ermita ocupaba el lugar de las actuales Capilla de la Inmaculada y de la Sacristía. Aunque no se ha podido comprobar, es muy posible que así sea, conformándose la referida ermita como un edificio de planta rectangular realizado con hiladas de ladrillo y cajones de mampostería, cabecera cuadrada y orientada al este como es tradicional.

Ya en 1496 los Reyes de Castilla y Aragón, Isabel y Fernando, firman una provisión real para recaudar fondos que sufraguen la ampliación de la ermita y su bendición; y en 1501 los vecinos de la nueva población se dirigen al Arzobispo de Toledo para “que dé, si es posible sin perjuicio de tercero, licencia para tener clérigo que les diga misa y administre los sacramentos”. Como respuesta a esta petición, el 27 de noviembre de 1508 se realizó la solemne bendición de la iglesia por D. Fray Juan de Bustamante, Obispo de Acadia, procediéndose a la lectura de una carta del Cardenal Francisco Jiménez de Cisneros, y con la presencia de los regidores de Madrid. Muy posiblemente, la referida iglesia sería acaso una ampliación de la antigua ermita, de la que según los estudios realizados para la actual restauración, sólo quedarían actualmente fragmentos de muros en el lado sur de la Capilla Mayor, junto a la Capilla del Santísimo, y en un muro contiguo a la Sacristía que aparece recrecido respecto al resto.

Hacia principios del siglo XX se realizan diversas obras de consolidación en el muro de poniente, debido a la inestabilidad que suponía el torreón que hacía funciones de campanario y que ya había dado problemas en el siglo. XVII.

Tras los destrozos realizados durante la Guerra Civil de 1936, se producen diversas obras de restauración entre 1940 y 1946, realizándose un nuevo Altar Mayor tras la destrucción del Retablo y Altar Mayor del siglo XVI y XVII. En 1952 se realiza la Capilla de la Inmaculada reutilizando parte de la antigua Sacristía, con la apertura de un arco similar al de la simétrica Capilla del Santísimo como acceso. La imagen externa de la iglesia se completa el 13 de agosto de 1955, día en que se termina la torre neomudejar sobre la antigua puerta del poniente.

Ese mismo año, el 28 de agosto, se bendice un nuevo Retablo, siguiendo el modelo del anterior, y con el Altar Mayor realizado en 1940. Este Altar, se modificará tras la reforma litúrgica en 1969.

En el año 2007, y auspiciadas por el Arzobispado y la Comunidad de Madrid, se realizan las obras de rehabilitación del templo. En ellas se incide en la restauración del artesonado de madera de los siglos XVI y XVII que cubre la práctica totalidad de la iglesia.

En el exterior se procede a una limpieza de los paramentos, eliminando enfoscados de cemento. Se reteja toda la cubierta y se procede a limpiar todo el ladrillo visto, incluida la torre. Se rehacen las ventanas de las fachadas que se realizaron en el siglo XX, excepto los arcos apuntados de la fachada de poniente que son originales. Se consolida el torreón-linterna sobre la Capilla del Santísimo, eliminando los revocos no originales.

Esta entrada fue publicada en Turismo y etiquetada . Guarda el enlace permanente.