Iglesia de Santa María de la Asunción

Iglesia Parroquial de Santa María de la Asunción (Hellín) Parroquia del Siglo XVI y sede del Arciprestazgo Campos de Hellín, situada en la denominada “Plaza de la Iglesia” anteriormente llamada “Plaza Mayor” en la ciudad de Hellín,  provincia de Albacete.

Fue una de las primeras iglesias de las denominadas » de cantería» y la primera columnaria de la Diócesis de Cartagena.

La Parroquial de Santa María de la Asunción, es el reflejo del cambio de los modos constructivos entre el final del Gótico, como por ejemplo los arcos apuntados de las naves laterales, y el inicio del Renacimiento en España.

La fachada es de estilo Renacentista, semejante a la realizada en la Catedral de Jaén, y claramente una obra de la escuela de Andrés de Vandelvira. La portada, en forma de retablo, está compuesta por dos cuerpos, superior e inferior. Posee seis hornacinas colocadas entre columnas corintias, con imágenes religiosas. El tema principal es la Anunciación del Ángel a María, que se trata de un grupo escultórico que cuenta con tres imágenes, La Virgen María, el Arcángel Gabriel y en su parte central una alegoría de Dios. Todo este conjunto ocupa la parte superior de la portada.

La escalinata de acceso, es obra del arquitecto hellinero, Justo Millán Espinosa, levantada a finales del s. XIX.

El cuerpo general de la Iglesia fue levantado en tres etapas, en un primer momento la cabecera y tramos inmediatos a ella, el tramo intermedio donde se encuentra la puerta principal sería algo posterior, y en una tercera etapa podría situarse la unidad de los pies. Más tarde, fueron construidas las capillas laterales y elementos ornamentados de diferente cronología por los artistas de la generación de Vandelvira. A la sede del Arciprestazgo de Hellín, se le quisieron otorgar dimensiones catedralicias, con una estructura basilical tradicional de tres naves, la central más alta y ancha que las laterales, cinco tramos y cabecero poligonal. La iluminación se realiza por medio de dos rosetones de piedra decorados con tracerías flamígeras. Los elementos más característicos de todo el edificio son las columnas cilíndricas, que al llegar a los dos tercios de su altura en el nivel donde deben recibir las cargas de los arcos transversales y de las naves de los lados se introdujo un capitel corrido que solo abraza la mitad del cilindro. Con el tiempo fueron sumando pequeños detalles del nuevo gusto por las antigüedades romanas, mostrados en parte de la decoración de las capillas donde existía una intensa variedad formal en los elementos que la forman. La capilla mas rica e interesante es la del Sagrado Corazón de la que destacan las esculturas de los evangelistas y los detalles escultóricos insertos en los casetones, como son, bustos, ramos de flores o querubines. También es de gran interés la bóveda de la capilla de Nuestra Señora de los Dolores, junto con las de los Ex-cautivos, San Antonio de Padua, la Inmaculada Concepción y la de Nuestra Señora de la Soledad, en donde la cubierta es una cúpula elíptica, con linterna perforada.

Los retablos e imaginería que están en su interior fueron repuestos durante la segunda mitad del s.XX. Destacan algunos pasos procesionales que desfilan por las calles de la ciudad en su Semana Santa.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Turismo y etiquetada . Guarda el enlace permanente.