Isla de Tabarca

La isla de Tabarca, de Nova Tabarca o Plana,​ oficialmente Isla Plana o Nova Tabarca, es una isla del mar Mediterráneo que se encuentra a unos 22 kilómetros de la ciudad española de Alicante, a unos 8 km del puerto de Santa Pola y a poco más de 4300 metros (2,35 millas náuticas) del cabo de Santa Pola.​ Se trata de la isla más grande de la Comunidad Valenciana y la única habitada.​ Administrativamente está considerada como partida rural de Alicante,​ y en ella se halla la ciudad4​5​6​ de Tabarca, que contaba con 51 habitantes en 2019.​

La isla ha recibido diversas denominaciones a lo largo de la historia. Probablemente los griegos la conocieron como Planesia,​ mientras que los romanos le dieron el nombre de Planaria. El geógrafo ceutí Al-Idrisi la menciona con el nombre de ابلناصة (ablanāșa),​ clara derivación de Planesia.​ En época medieval recibió principalmente el nombre de San Pablo, ya que según la tradición este fue el lugar donde desembarcó el apóstol,​ aunque quizás el topónimo sea una derivación de Apolo o Palas Atenea,​ o incluso, una etimología popular proveniente del latín palus («humedal», en referencia a la Albufera de Elche), que por metátesis pasaría a pauls y de ahí a pol.​ No obstante, también recibía el nombre de Plana, dada su principal característica física.​ En latín medieval se la conocía como Alones [insula], por la creencia de que la antigua Alonis se situaba en Alicante y no en Villajoyosa como ahora se cree.10​ Aunque fue generalmente considerada como isla, también se le ha llamado islote de Santa Pola por sus reducidas dimensiones. Con la llegada de los refugiados genoveses de la isla tunecina de Tabarka en 1770, cambió su nombre por el de Nueva Tabarca.​ Este proviene del árabe طبرقة (ṭabarqatu), que a su vez deriva de Thabraca, nombre del asentamiento númida original.​ La ciudad fortificada se refiere en ocasiones como San Pablo (en valenciano Sant Pau).​

La isla abarca una superficie total de 30 ha, con una longitud máxima de 1800 m de NO a SE y una anchura máxima de 450 m.​ Presenta un importante estrechamiento en su tercio oeste, donde se sitúan el puerto y las dos playas, lo cual crea un istmo que separa la ciudad del resto de la isla.​ Su relieve tiende al plano, con una altitud máxima de 15 msnm. Cerca de la isla principal se encuentran los islotes de la Nao (Nau), la Galera y la Cantera. Otros peñascos más pequeños rodean la isla: l’Escull Roig, la Sabata, l’Escull Negre y Cap del Moro.​ Toda la costa es accidentada y en la parte sur de litoral isleño está la cueva de Llop Marí. Geológicamente es posible que formara parte del promontorio de Santa Pola y la plataforma continental así lo insinúa con su avance hacia el SE. La superficie de la isla está formada por un conglomerado miocénico fosilífero, calcoarenitas, y un gran calvero basáltico al N y E, que probablemente ya fue explotado por los antiguos ilicitanos y que se prolonga por escollos y farallones. Toda la isla fue barrida por la erosión del mar en el Cuaternario, que produjo la actual planicie. Carece de arbolado y la vegetación es escasa.​ La ciudad se encuentra en la parte oeste de la isla, geográficamente una pequeña península de la misma. En la parte este solamente se encuentran una antigua casa-cuartel de la Guardia Civil que cumplía misiones de radiotelegrafistas, la torre de San José, el faro, el cementerio y unos campos de cultivo.

Esta entrada fue publicada en Turismo y etiquetada . Guarda el enlace permanente.