Museo de Historia de Madrid

El Museo de Historia de Madrid, antiguo Museo Municipal, se encuentra en el distrito Centro de la capital de España, en la calle Fuencarral, número 78.​ Ocupa el edificio del Real Hospicio de San Fernando, construido en el siglo XVIII por el arquitecto Pedro de Ribera en estilo barroco. La portada principal es considerada como una de las obras más representativas del barroco civil español

En 1673 se funda el Real Hospicio del Ave María y San Fernando. Del primitivo edificio solamente se conserva la capilla, ya que fue reformado en el siglo XVIII.

En 1919, el conjunto se declara monumento histórico-artístico gracias a la intervención de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando y de la Sociedad Española de Amigos del Arte, lo que permite su conservación ante la amenaza de ruina. En 1926 dicha sociedad organiza, con gran éxito, la Exposición del Antiguo Madrid, restaurando el Ayuntamiento el edificio para la ocasión. Como consecuencia, se decide crear el Museo Municipal, siendo inaugurado el 10 de junio de 1929. Su repertorio inicial se nutrió en gran medida de una donación del ingeniero y coleccionista Félix Boix: más de 700 objetos, entre grabados, fotografías, pinturas, porcelanas…

En julio de 2002 comenzaron las obras de rehabilitación integral del edificio, dirigidas por el arquitecto Juan Pablo Rodríguez Frade, armonizando el respeto por los elementos originales con la adecuación a los criterios museográficos más modernos, con el fin de mejorar la atención al visitante. La reapertura, tras más de una década de espera, se produjo al fin el 10 de diciembre de 2014, con humedades en la fachada y con trabajos aún pendientes, como la adecuación de la capilla y el arreglo de la fachada que da a la calle Beneficencia.​ Finalmente, la capilla se ha remozado como salón de actos y desde el verano de 2018 se ha incorporado al circuito de salas visitables.

Diseminadas entre un total de 14 salas, las colecciones del Museo de Historia se caracterizan por su variedad tipológica y temática. Muy destacables son las de pintura, escultura, muebles, abanicos de los siglos XVIII y XIX, planos, maquetas, porcelana de las fábricas del Buen Retiro y de la Moncloa, y platería.

Esta entrada fue publicada en Turismo y etiquetada . Guarda el enlace permanente.