Plaza de España

La Plaza de España, también conocida como Plaza Nueva, es un espacio urbano construido como plaza mayor que se encuentra en el centro de la ciudad de Vitoria.

La plaza es una construcción de estilo neoclásico que forma un cuadrado perfecto de 61 metros de lado. En el ala norte se encuentra la casa consistorial, mientras que el acceso está abierto a través de los lados sur, este y oeste. La base de todo el perímetro está formado por soportales con arcos de medio punto con pilastras adosadas que se sustituyen por columnas en las entradas

La fachada de la casa consistorial se remata por medio de una balaustrada con jarrones, un gran frontón y el escudo de la ciudad en piedra labrada. Los otros frentes solo presentan una cornisa.

En la construcción se mezclan la piedra de sillería, la mampostería y el ladrillo.

En la sesión municipal del 15 de marzo de 1780, el alcalde de Vitoria y marqués de la Alameda, Ramón María de Urbina, plantea el proyecto de construir una plaza nueva, amplia y suntuosa, que fuera el punto de partida para la edificación de una nueva ciudad. Se pretendía unir el casco antiguo con el nuevo ensanche, así como fijar la ubicación definitiva de la casa consistorial. La plaza debería ser ornamental y a semejanza de otras ciudades importantes, como Madrid y Salamanca, que ya contaban con plaza mayor.

Su construcción comienza el 17 de octubre de 1781, en el 600 aniversario de la fundación de Vitoria, según el proyecto del arquitecto Justo Antonio de Olaguíbel. Para su ejecución se tuvieron que vencer grandes dificultades técnicas, pues fue preciso realizar costosas y difíciles labores de explanación a fin de salvar en reducido espacio un desnivel de cerca de veinte metros. Este problema se solucionó con la construcción de los edificios conocidos como Los Arquillos.​ En 1791 se inaugura la plaza y el 24 de diciembre de 1791 tiene lugar el primer pleno del ayuntamiento en su nueva ubicación.

La Plaza de España de Vitoria sirvió de modelo para las que más tarde se llevaron a cabo en San Sebastián y Bilbao.

Esta entrada fue publicada en Turismo y etiquetada . Guarda el enlace permanente.